Desde Mi Asteroide #3: Días Extraños

Posted: 10/11/2016-Likes: 0-Comments: 0-Categories: Desde mi Asteroide

strange01
(Reseña sin spoilers de Doctor Strange.)

Esta es mi tercer columna en este espacio, y es la tercera dedicada a un producto Disney. No sospechen nada, Mickey no me está pagando, pero si está leyendo esto, quiero que sepa que estoy abierto a sobornos. Dicho eso, voy a pasar a contarles que Doctor Strange me pareció apenas una película buena. Y nada más. No puedo decir que es excelente, como lo fue Captain America: Civil War, o la primera Avengers. Pero tampoco es Iron Man 3, o Avengers: Age Of Ultron; yo de esas películas salí decepcionado, y de esta no.

La película me entretuvo, así que voy a empezar a decirles porque es buena. Tiene un guion sencillo, pero sólido, que hace buen uso del material original. Muchos están cansados de las historias de origen, que por cierto, ya no necesitamos para Superman, Batman, o Spider-Man, pero si para un personaje tan poco conocido para el público general como es Strange. También es importante porque esta es la gran presentación de la magia en el MCU (Universo Cinemático Marvel), a pesar de que lo sobrenatural ya había aparecido en la tele, en Agents Of S.H.I.E.L.D. y Daredevil. Podemos decir que hace rato que había aparecido la magia, en las películas de Thor (o en cualquiera que esté Loki), pero en esas películas se lo muestra más como supertecnología alienígena. Acá es magia, sin ninguna excusa. (Casi, porque todo termina atándose a ciertos elementos ya establecidos en filmes anteriores, y que contribuyen al meta-argumento general del MCU.)

Imagen del origen de Doctor Strange (1963), por Steve Ditko y Stan Lee.

Imagen del origen de Doctor Strange (1963), por Steve Ditko y Stan Lee.

Aporta mucho a su efectividad como historia de origen que la secuencia de entrenamiento de Strange no es pesada. Todo esto, y la acción, su enfrentamiento con Kaecilius y sus acólitos, están integrados de manera muy efectiva, minimizando lo repetitivo que puede ser un origen. Sumemos a esto que los personajes como la Anciana y Wong son elevados por sobre los estereotipos orientalistas del comic, dejando de ser, respectivamente, el sabio místico y el sirviente. Es verdad que Strange, como caucásico sin experiencia en la magia termina siendo mejor que ellos en su trabajo, pero a pesar de eso creo que logran mostrar a Wong como un par, que será de aquí en más un mentor para Strange.

Para redondear lo que respecta al guion, me gustó mucho como resolvieron el enfrentamiento final con el villano mayor que todos esperábamos. Es creativa, se apoya en lo que se dijo durante la película sobre el villano, y nos muestra como Stephen Strange creció como persona. De un profesional engreído y poco humano, pasa a ser alguien que entiende el valor de sacrificarse por el prójimo.

Todo esto está bien cimentado en la actuación del protagonista, Benedict Cumberbatch. Debo admitir que hasta que lo anunciaron en el rol, jamás se me ocurrió para el personaje. Es probable que haya sido porque me sobresaturé un poco de él, más allá de lo brillante que es como Sherlock. Pero tenerlo como Khan en Star Trek, como Smaug en el Hobbit, y en otro montón de producciones famosas, hizo que me saturara un poco. Sin embargo, mientras veía Doctor Strange, en ningún momento pensé en Cumberbatch, ni hice chistes de Sherlock, ni nada. Durante esas casi dos horas, el tipo es Stephen Strange.

El arte de la película es fantástico, desde el vestuario (adaptando perfectamente la estética del comic sin quedar ridículo), hasta la escenografía. Los efectos visuales son espectaculares, transmiten perfectamente los conceptos místicos, y sirven para hacernos entender cuan fuera de su elemento se siente Stephen Strange. Y no, no me importa que algunos se parezcan a Inception. Particularmente me gusta como representaron a las manifestaciones visuales de los hechizos: parecidos a una proyección de luz solida de Green Lantern, pero chispeando, más como algo vivo, como la materia prima del universo siendo alterada. Justamente eso, la referencia a que la magia es una manipulación de la realidad (como en uno de mis juegos de rol favoritos, Mage: The Ascension), es un elemento interesante para agregarle al MCU.

Ahora, si todo eso es tan bueno, ¿qué le impide elevarse por encima de la categoría de “buena”? Son un montón de pequeños detalles, que logran que la película no sea ni redonda ni descollante. Para empezar, una vez más a Marvel Studios se le va la mano con los chistes. No digo que no tenga que tener humor, pero esta película se hubiese beneficiado de tener un cincuenta por ciento menos chistes, y sobre todo en varios momentos donde distrae demasiado de lo que tendría que ser un momento tenso. No al nivel de lo que me pasó con Iron Man 3 o Avengers: Age Of Ultron, pero por ejemplo, la capa es más alfombra de Aladdin de Disney que otra cosa.

Después, si bien la estética de los combates en dimensiones paralelas es acertada, la escena de combate central con Kaecilius, sus acólitos, la Anciana, Strange, y Mordo es demasiado larga. A eso hay que sumarle que los combates parecen estar reducidos a kung-fu mágico, casi siempre conjurando armas en vez de usar hechizos creativos. Para kung-fu mágico tenemos Iron Fist, en marzo, acá eran hechiceros y terminaron convirtiéndolos en jedis (que me gusta, en su justa medida, pero en Star Wars).

Encima de todo esto, para agravar un problema que Marvel tiene con sus villanos, o me convenció el giro de aliado a villano que tiene un personaje al final de la historia. Si, conociendo los comics esperaba (incluso antes) ese giro, pero no lo lograron hacer bien. Por último, si bien fue un detalle divertido ver a un personaje como Daniel Drumm (googleen Brother Voodoo) como guiño al universo Marvel más amplio, y la escena en medio de los créditos engancha al film al plot mayor del MCU, le faltó referencia a las series de TV. Como dije, en Netflix ya Daredevil ha incluido elementos místicos, y particularmente en Agents Of S.H.I.E.L.D. en este momento tiene un arco argumental basado en gran parte en ese tipo de fenómenos. Eso no me afectó tanto, pero si es una consideración mía, que como lector de comics de superhéroes disfruto la continuidad interconectada.

Mi recomendación igual es que vayan al cine y la disfruten, porque vuelvo a decir que la película es buena. Incluso a mucha gente le ha parecido excelente, así que ustedes podrían ser de esos. Vayan y vean la película, es una receta de su doctor.

Imagen de Uncanny X-Men V3 #7 (2013), por Brian Michael Bendis, Frazer Irving & Joe Caramagna

Imagen de Uncanny X-Men V3 #7 (2013), por Brian Michael Bendis, Frazer Irving & Joe Caramagna

Anterior / Siguiente

Comentar