Desde Mi Asteroide #10: Pueblo Chico, Infierno Grande

Posted: 16/02/2017-Likes: 0-Comments: 0-Categories: Desde mi Asteroide


Vivimos un momento maravilloso para los fans de los comics, hay en el aire o en descanso unas quince series basadas en historietas, y eso es sin contar las que han sido canceladas hace poco, o las animadas. Hay para todos los gustos (superhéroes, comedia, horror), públicos, y no solo adaptaciones de DC y Marvel. Solo algunas son fáciles de explicar al televidente que se interesa por los comics (Supergirl, Flash, The Walking Dead), otras son un poco más entreveradas (Agents of S.H.I.E.L.D., Gotham, Legion), y algunas están en el medio (Legends of Tomorrow, Powers, Arrow).

Si hay una que tendría que ser fácil de explicar, es una serie basada en Archie, ¿verdad? Todos conocemos a Archie y sus amigos, un comedia (en el sentido romántico y humorístico) juvenil para toda la familia, fresca, de colores brillantes… ¿no?

No.

“Riverdale” (voy a sacar una serie que se llame “Lugar”) toma a los personajes de Archie y los situa en un reflejo oscuro y distorsionado de su realidad. Todos los personajes están ahí: el propio Archie; las dos aristas femeninas de su triángulo amoroso, Betty y Veronica; Jughead (Torombolo), el grandote Moose (Gorilón), el Director Weatherbee (ahora afroamericano), el padre de Archie (interpretado por Luke “Dylan de Beverly Hills” Perry), Kevin Keller (un personaje gay creado hace pocos años)… hasta Josie y sus Pussycats. (Archie se salva de ser un nuevo caso de personaje de comics pelirrojo convertido en afrodescendiente porque Josie y una de sus compañeras se tiraron enfrente de esa bala.)

Pero el argumento gira en torno al asesinato de Jason Blossom, un compañero de liceo de Archie (su hermana Cheryl y él también se salvaron de ser afroamericanos) que aparece asesinado en circunstancias misteriosas. Esto transforma Archie de “Verano Azul” a una mezcla de “Beverly Hills 90210” (guiño para Luke Perry) con Twin Peaks, algunos han dicho que también incluye la serie “Pretty Little Liars”, y yo le tiraría un poco de Cruel Intentions en la olla. No tiene ni de cerca el surrealismo de Twin Peaks, ni parece tener su elemento sobrenatural (aunque en cualquier momento aparece la bruja Sabrina, van solo tres episodios) de esa serie, pero tampoco es un CSI donde solo con un análisis de ADN resuelven todo.

El medio ambiente es distinto, pero al mismo tiempo es el mismo: un pueblo chico. Y los personajes, por cambiados que estén física (Archie tiene un cuerpo que parece el hermano menor de David Beckham) y mentalmente, son más o menos los mismos. Veronica es la niña rica refinada y vanidosa (“cheta”, diríamos en Uruguay) que igual sigue siendo buena gente, Betty es la “chica de al lado” que es buena estudiante y amiga de todos, Jughead es el chico raro que mira las cosas desde otro ángulo (convertido aquí en escritor y periodista de investigación, y Archie es el clásico muchachito de pueblo estadounidense que se interesa por la música y el futbol americano.

Claro, ahora además de lidiar con sus conflictos interpersonales adolescentes, tienen que resolver un asesinato.

La serie tiene sus problemas, obviamente. El primero podría ser el choque que genera ver estos personajes, a los que estamos acostumbrados a ver en cuatro colores brillantes, con una sonrisa en la cara, en una historia oscura y dramática. Eso, sin embargo, no es un problema en sí mismo, porque es la premisa de la serie.

La toman, o la dejan. La producción si denota ciertos problemas, algunos menores, como el hecho de que no parecen haberse informado de que hacen los adolescentes de hoy en día: Veronica le dice a Betty que la siga en Twitter… y no en Instagram o Snapchat. Después, tiene otros problemas un poco mayores, como convertir a Kevin en un estereotipo gay de película de los 80s o principio de los 90s, o ignorar por completo (por el momento) la reciente sexualidad de Jughead (recientemente revelado como asexual/arromántico en los comics).

A pesar de estos detalles, y de mi reticencia inicial al cambio de premisa tan grande para este comic, luego de tres episodios me ha atrapado. Lo cierto es que Archie nunca se quedó solo en la comedia juvenil; habiendo transitado en sus casi ochenta años por diversos géneros. Desde la ciencia ficción, la fantasía, y los superhéroes, hasta crossovers y eventos bizarros como Archie y The Punisher, o la muerte de Archie, la pandilla de Riverdale lo ha hecho todo. Es cuestión, simplemente, de aceptar la premisa y disfrutar de una serie cuyos actores parecen estar disfrutando hacer, con guiones competentes hasta el momento… como con todas las adaptaciones, si uno quiere disfrutar del material original… sigue ahí, esperándonos.

Lo cierto es que la serie está teniendo éxito, tanto que tras solo unos pocos episodios, Archie Comics ya firmó un contrato con Warner Brothers para hacer más series basadas en sus diversas propiedades. Archie es el nombre de su principal personaje y de la editorial, pero tienen un montón de cosas más, incluyendo a la ya mencionada Sabrina (que tuvo su propio éxito televisivo en los 90s) y a su propio establo de superhéroes listos para aprovechar el boom del momento.

Yo, por mi parte, a pesar de que prefería verlo como ACE/ARO, estoy feliz de que hayan dejado que Jughead conservara su sombrerito, de alguna manera. Aunque necesito verlo comer hamburguesas, todavía no se comió ninguna en la serie, y van tres capítulos.

Anterior / Siguiente

Comentar