CIVIL WAR. ES TIEMPO DE ELEGIR UN BANDO

Posted: 06/03/2017-Likes: 0-Comments: 0-Categories: La sonda

Las confrontaciones de héroes, las épicas batallas entre bienhechores surgidas por algún malentendido o por diferentes puntos de vista sobre algún punto, se podría decir que están en el mismísimo ADN de Marvel. Desde la Edad Dorada de los comics norteamericanos que sus personajes electrizan a los lectores con combates épicos que se desataron por los cambios de humor del príncipe Namor para con el mundo de la superficie, o por algún error de juicio para con el Increíble Hulk. Pero ninguna, ninguna discrepancia en los más de tres cuartos de siglo de historia de La Casa de Las Ideas alcanzó el nivel de Civil War. Su alcance y ramificaciones, su tragedia, su profundidad no tiene parangón.

Escrita por Mark Millar e ilustrada por Steve McNiven, Civil War se inició a partir de un argumento que Millar (bajo sugerencia de su colega Brian Michael Bendis) estaba desarrollando para el título The Ultimates. La idea partía de la premisa de S.H.I.E.L.D. obligando a los héroes a revelar sus identidades secretas para, en caso de negarse, ser desenmascarados a la fuerza por la propia S.H.I.E.L.D. La historia en cuestión ya llevaba por nombre Civil War.

Millar consideró que el tema del acta de registro ya se había usado en otros comics, y hasta enpelículas, y que poner a S.H.I.E.L.D. como los rivales estaba bastante trillado. Entonces, en la búsqueda de refrescar el concepto, propuso a los jefes de Marvel llevar adelante el proyecto con dos diferencias primordiales: que héroes se enfrentaran a héroes a favor y en contra del registro, y que la acción tuviese lugar en el Universo Marvel principal, y no en el que por esos días habitaban The Ultimates.

La propuesta fue bien recibida, y el momento más oscuro de los súper héroes comenzó a tejerse. En el Universo Marvel la idea de generar un registro gubernamental para seres con súper poderes llevaba un tiempo rondando. Algunos años atrás el gobierno había intentando registrar a los mutantes que por allí campan, pero eventualmente la medida se pausó. Por un tiempo. Porque una comisión senatorial norteamericana impulsó una iniciativa que buscaba ir más allá de los mutantes, abarcando a toda la comunidad de súper héroes, a quienes se instaba a dar su nombre, residencia y lealtad al gobierno para poder operar en territorio estadounidense.

En primera instancia la iniciativa encontró oposición de la gran mayoría de los súper humanos, e incluso de un importante sector de la población civil. Pero cuando las irresponsables acciones de unos jóvenes héroes desencadenaron una masacre masiva, la opinión pública se volvió en contra de sus defensores enmascarados, a los que ahora percibía como una amenaza que debía ser regulada. Regulada como se controlan las armas, registradas y enroladas como se haría con una persona que quiere ser policía para combatir el crimen. Muchas voces pedían control.

Y entonces el gobierno aprobó la Ley de Registro Súper Humano. El Registro encontró defensores y detractores entre los súper héroes. Los Pro-Registro creían que la regulación, y la capacitación que ella incluía para los jóvenes e inexpertos, eran un avance que culminaría en una utopía donde se erradicaría el crimen. Los Anti-Registro veían sus libertades pisoteadas. Veían que un día no lejano el gobierno iba a comenzar a indicarles quienes eran “los villanos” a combatir, veían que ya no tendrían el derecho a una identidad secreta donde descansar tras arriesgar su vida contra súper amenazas, y que sus seres queridos quedarían expuestos luego de conocerse sus nombres tras las máscaras.

El bando a favor estaba encabezado por Tony Stark, Iron Man. El bando en contra por Steve Rogers, el Capitán América. ¡Y cada uno, con su propio equipo de Avengers, y decenas de aliados, forjó un ejército que libró una verdadera Guerra Civil!

Con la comunidad súper heroica partida al medio por cuestiones ideológicas tan marcadas, nadie en el Universo Marvel podía resultar indiferente, nadie podía no verse afectado, más tarde o más temprano la Guerra Civil alcanzaba a todos.

Así, Wolverine se vio dando caza a quién desencadenó la tragedia que propulsó la Ley de Registro; por su parte los Fantastic Four, la familia fundacional de Marvel ¡Terminaron divididos en bandos opuestos! Luke Cage pasó a la clandestinidad alejado de su esposa e hija; el Punisher sirvió junto a su mayor ídolo militar; y el amigable vecino Spider-Man lanzó su vida por la borda al cometer el peor equívoco de toda su vida.

Si ya conoces sus páginas has de coincidir conmigo que Civil War es un evento que invita a la relectura. Y si aún nunca te sumergiste en esta saga, pues bien, es una deuda contigo mismo que deberías saldar pronto. Sea un caso, o el otro, ¡esta es la oportunidad ideal! Porque OVNI Press Digital te ofrece en un masivo pack, no solamente la saga central que partió al Universo Marvel, sino también las más destacadas series enlazadas al evento, las que te permitirán conocer todo su impacto.

No dejes de leer Civil War, la historia que marcó un antes y un después en Marvel Comics.

Anterior / Siguiente

Comentar